domingo, 12 de mayo de 2013

Las inversiones peruanas en Chile llegarán a 10 mil millones de dólares este año



Capitales nacionales en el país del sur se encuentran en los sectores construcción, minería, industria, alimentación, finanzas, pesca, entre otros. Grupos empresariales como Brescia, Romero, y Graña y Montero expanden su presencia.

A pesar de la controversia marítima entre Perú y Chile, la confianza empresarial entre ambos países no ha sufrido merma alguna, pues este año el total de la inversión de las compañías peruanas en Chile podría llegar a US$ 10.000 millones, aumentando considerablemente los US$ 7.000 millones alcanzados el año pasado, estimó el presidente de la Cámara de Comercio Peruano Chilena, Juan Carlos Fisher.

En efecto, grandes empresas peruanas tuvieron mayor interés en conquistar el mercado chileno, como lo hizo a fines de octubre del 2012 el grupo Graña y Montero, que realizó su segunda compra en el país sureño, al adquirir el 74% de Vial y Vives Ingeniería y Construcción, compañía enfocada al rubro minero.

Previamente, en enero del 2011, Graña y Montero había comprado Enersis Compañía Americana de Multiservicios Limitada, orientada a servicios del sector eléctrico, con sede en Chile y operaciones en Brasil, Colombia y Perú.

Lo de Graña y Montero no es aislado, sino que forma parte de un movimiento mayor que tomó fuerza en los últimos tiempos.

Durante el 2010 las inversiones peruanas en Chile sumaban entre US$ 2.500 millones y US$ 3.000 millones, según el Consejo Empresarial Peruano Chileno (Cepchi), instancia que se creó en el 2004 para promover los negocios entre ambos países.

La presencia peruana es transversal y llegó a la construcción, la minería, la industria, la alimentación, las finanzas, la pesca, entre otros.

En tierras mapochas consideran que el hito de la nueva oleada de inversión peruana  se dio en el 2009 tras la compra de Cementos Melón, por parte del grupo Brescia, en US$ 555 millones.

Hasta esa fecha, las inversiones peruanas estuvieron lideradas por los grupos Belmont y Romero, además de pequeñas y medianas empresas en gastronomía, tiendas o almacenes en distribución.

Solo los restaurantes invirtieron US$ 300 millones en los últimos diez años. Los principales consorcios empresariales peruanos ya están presentes en Chile, como Brescia, que sumó a Melón la compra de Tricolor, y el grupo Romero, presente en BCI, The Food Links, IM Trust y Salmofood.

Además otros están desde hace un tiempo como Volcán, que ingresó a la propiedad de Cementos Polpaico en el 2011; el grupo Belmont que llevó a Belcorp en 1988; la firma de productos de limpieza Intradevco, dueña de Klenzo desde el 2006, y Juan Rassmuss suma ya varias décadas en Invercap.

Una de las inversiones pendientes es la del mayor grupo minero peruano: Buenaventura. Ciertamente Chile ofrece condiciones a los empresarios como libertad de inversión, bajos aranceles, apertura económica y estabilidad política, y también hay sectores con alto potencial como minería, construcción y servicios.

Además hay empresas como la cadena de ropa peruana Él, enfocada solo en el público masculino, que planean instalarse en Chile este año.

Representantes de la empresa (con 38 tiendas en distintas ciudades de Perú) ya habrían tenido reuniones en Santiago para afinar la ubicación de sus primeros locales. Un dato importante es que el intercambio comercial entre Perú y Chile alcanzó los US$ 3.633 millones en el 2012.

CRECE INVERSIÓN CHILENA EN PERÚ

Las inversiones chilenas en el Perú superarán los US$ 14.000 millones al finalizar este año, según Juan Carlos Fisher. Su movimiento comercial será impulsado por las 2.108 firmas que ya operan en el mercado peruano, aunque llegarán a 2.635 en este año.

El 55% de estas firmas están inmersas en el sector servicios, como construcción, ingeniería, tecnología; un 27% en energía, 15% en industria y 1% en minería.

Este positivo contexto para los negocios y la inversión no siempre fue visto con buenos ojos, ya que entre el 2005 y 2008, se creía que Perú era "una sucursal de Chile", dijo Fisher.

En esos años las compañías de retail como Parque Arauco y Cencosud fueron las primeras que se animaron a cruzar la frontera. (La República)

Páginas vistas en total